martes, 28 de abril de 2009

El avión

Cuantas madrugadas llegando al aeropuerto para coger el primer avión, ese que me aleja de ti, ese que nunca querría coger, cuantas mañanas deseando que el taxi no venga a buscarme y nunca pasa, todos los lunes lo mismo, me levanto a las cuatro, a la hora en la que todavía no han encendido las calles, una ducha rápida, un beso a los niños (cuidado no vaya a despertarlos), coger la maleta y bajar a la puerta para que el taxi cuando llegue no tenga que tocar el timbre y al aeropuerto, tres cuartos de hora después, la misma cola de todos los lunes, la cara de la azafata todavía muestra los restos del sueño perdido, la misma pregunta de siempre " ¿Nada que facturar?", luego pasar el control de acceso, los guardias ya ni me miran, cualquier día paso alguna cosa prohibida solo por darles un susto, luego media hora esperando en ese pasillo casi desierto, a la hora en la que todavía no han abierto ni las cafeterías del aeropuerto, una cabezadita rápida y al avión. Y luego el avión, esa caja oscura con alas, ese lugar triste y solitario, ese espacio en el que confluyen tantos iguales a mí, todos iguales, trajes oscuros, maletas pequeñas, caras de sueño. Y todo para llegar a ese trabajo que quiero abandonar, ese trabajo que nunca he querido, para vivir cuatro días y medio contando los minutos, los que faltan para que lleguen las seis de la tarde del viernes, cuatro días en los que sobrevivo para esa media que paso hablando contigo, medía hora para resumir tu vida y la mía, media hora para abrazar en la distancia tu cuerpo tibio, media hora para renacer en los niños, jugar a juegos ficticios, pero entonces llega el día, hoy ya es viernes y respiro, vuelvo a coger otro avión, ese si, alegre, iluminado, vivo, de mil colores, de brillo nacarado, ese avión que por dos días me hará sentir renacido.


Porque lo prometido es deuda, Beauseant, y por que algún día, quizás, todos mis vuelos serán por gusto.

8 comentarios:

Nerina Thomas dijo...

La familia es lo mejor de nosotros, sobre todo cuando se ha constituído "con amor", "con responsabilidad". Es una elegida tu compañera y tus niños, eres el sosten, la cabeza de la misma.
Por ello es válido tu esfuerzo, tu ir y venir, eso habla bién de ti.
Me gusta que cuentes con sentimientos sanos, con añoranzas lógicas. Pasan rápido, cuentas con trabajo que no es poco.
Pasan rápido, eres útil en lo tuyo y además no hay roces de convivencia . Seguro que cuando llegas, todo es alegría.
Tiene su encanto la distancia, a veces hace maravillas.
Vé el "vaso lleno".
Pensaste cómo estarías sin trabajo?
Mejor no!!!
Eres rico. Atesora todo lo que tienes, eres un ejemplo y es bueno que extrañes. aSÍ NO OLVIDAS LO VALIOSA DE "TU DIOSA".
y LA IMPORTANCIA DE LOS NIÑOS, los mejores maestros.
un abrazo amigo.
Sabes..."estoy orgullosa de ti"

SOL dijo...

Esa es mi historia, mi vida.. increible!!!
Lo has contado tan bien.. que me has sacado lagrimas!!!
No puedo mas que decirte que algunas cosas duelen.. sobre todo alejarse.. pero cuando no hay mas remedio...
Es trabajo!!!
Besos cielo, llenos de luz!!!
Proximo Setiembre...Estocolmo.. ufff que dolor!!!
Cuando todo el mundo dice que biennnnnnnn!!!
Son vidas de personas.. es cierto.. vidas???

mara y cuyá dijo...

Pasa la cosa prohibida Tumu...Pásala.

Tienes aún el recuerdo de su cuerpo tibio para acariciar... Tienes el deseo de volver...tienes los niños que te abrazan al volver...tienes mucho Tumulario.
Algunos andan por la vida sin querer regresar a ninguna parte, no tienen nada.

Un beso

Gwynette dijo...

Y yo que pienso: que suerte tienes, Tumu ! :)
Viajas en una dirección para recoger cosas buenas, la vuelta es para añorar que dentro de cuatro días y medio las volverás a tener!!! :)))

Besitos para ti

Beauséant dijo...

gracias :)

es extraña la sensación de estar siempre de un lado a otro, cruzando tu vida con otras muchas.. al final acabas no sabiendo si es la tuya o te has quedado con un retazo de vidas ajenas...

ele de lauk dijo...

Tumus , si es autobiográfico el
relato , tendrá poca vigencia en un futuro inmediato . Habrá cientos detrás tuyo ansiosos por angustiarse cada día .
Pero pensarlo sólo sirve para un consuelo forzado , uno siente el peso de una rutina no querida . That´s life .
Saludos !

Jurema dijo...

La emoción del encuentro una maravilla.
El amor es todo! y el relato lo expresa muy bien..
Un abrazo

maracuyá dijo...

Estás perdido en los aeropuertos, Tumulario?

Bueno, ojalá sea eso. Se te extraña.

Un beso.