jueves, 4 de febrero de 2010

Viajando

Lunes 5:00. El despertador suena puntual, hoy viajo (otro día más), tu te das la vuelta y, todavía dormida, me despides con un beso imaginado.
Me levanto a oscuras, no vayas a despertarte, la ropa me espera en el baño.
Una ducha rápida (¡¡uff, que fría está el agua!!) y me asomo a ver dormir a los niños (Pero que guapos son).
5:30. El taxi me recoge puntual en la puerta. – Buenos días, a Barajas, salidas Terminal ... (casi sale sin pensarlo).
6:15. Desayuno, (un café y un zumo en el bar del aeropuerto)
7:00. Despegamos, destino Barcelona, A Coruña, Málaga, Lisboa, Oporto, Casablanca, París, Londres, o cualquier otro destino, que más da, solo es cuestión de sumar un poco de tiempo al viaje.
8:15. Tomamos tierra, según salimos del avión ya estoy llamando. - ....., si, ya estoy aquí, me recoges donde siempre. O quizás toque ir a recoger el coche de alquiler (ya casi me conozco casi todas las marcas y modelos, bueno, cuando cambie de coche me vendrá bien).
Por la mañana reunión, (¿o era una presentación lo que tocaba hoy?). Hay que empezar a pensar en el trabajo futuro.
13:00. Hora de la comida. (Tengo que vigilar lo que pido que estoy cogiendo unos kilos y luego perderlos es un coñazo), durante la comida no hay descanso, hay que atar los flecos que han quedado colgando esta mañana y preparar la reunión de la tarde (por cierto tengo que ir pensando en cambiar de portátil, que este pobre ya está para el arrastre).
15:00. Venga, vamos terminando que hay que irse para la reunión de la tarde (Espera, 20 minutos para llamar a la oficina, tengo que ver lo que ha habido durante la mañana y el plan que tengo para mañana)
15:20. Bueno parece que voy a tener dos días para estar en la oficina, a ver si pongo las cosas al día. Hasta el Jueves no tengo que volver a salir. Bueno, venga que llegamos tarde.
19:15. Por fin!!, ya terminó. Parece que la obra va bien, hay que cambiar un par de cosas, pero por lo demás no parece que haya grandes problemas (otro proyecto que ya camina solo).
20:00. Llegamos al aeropuerto (corre que tienes que facturar y se embarca en media hora).
21:45. Bueno, ya estoy en Madrid, ya solo queda coger un taxi y en 45 minutos en casa.
22.30. Uff!!!. Casa. Los niños y tú me esperáis despiertos. – que tal como te ha ido. – Bien, como siempre ¿y vosotros?. – Papa, me han dado las notas (asalta el pequeño), 1 sobre en mates, 4 notas en soci, natus, gimnasia y frances, un bien en lengua y lo demás sufis.Muy bien cariño ¿y a ti?, le digo al mayor.A mí me las dan la semana que viene, pero ya sabes, apruebo todo y espero que con buenas notas.¿Y tu cariño?, ¿ a ti como te ha ido en el trabajo.Bien, como siempre, ya sabes que mi trabajo no tiene muchas sorpresas.Ah, no te he dicho nada, el jueves y el viernes viajo, pero la semana que viene me cojo una semana de vacaciones, ¿te parece que preparemos algo para ir a algún sitio?.No prometas nada que eso dijiste la semana pasada y luego ya has visto.
23:30. Me estoy quedando dormido. – Cariño, ¿nos vamos a la cama?.Claro mi vida.

P.D. A veces el destino nos castiga y nos concede nuestros deseos.

P.P.D. Para vosotros tres que hacéis que todo esto valga la pena.

8 comentarios:

maracuyá dijo...

Sin duda un día agitado, Tumu...sé que muchas veces es difícil de sobrellevar ese ritmo frenético que imponen los compromisis laborales. Pero claro, que habiendo alguien que lo haga valer la pena, todo es llevadero.
Por eso amigo, no descuides esos tres valiosos motivos...que siempre sean tu prioridad. Estoy segura que así es.

Un abrazo muuuuy grande, Tumu...

Beauséant dijo...

nos estamos equivocando una y otra vez, hemos aceptado una vida que, cada vez, tiene menos de vida y más de carrera hacia ningún sitio.. hace falta verlo por escrito para darse cuenta.

cristal dijo...

Hay vidas laborales que transcurren siempre entre paréntesis, Tumu.
Lo importante en estos casos es que, aunque no haya demasiada cantidad, intentemos dar calidad a nuestras relaciones, a nuestros encuentros.
Hay personas que se ven todos los días y no tienen nada que decirse.

Espero que seas capaz de extraer lo más positivo de cada circunstancia y que todos los sacrificios valgan la pena si tienes personas a tu lado que te quieren y te esperan.

Te dejo un beso, Tumu.

Tumulario dijo...

Lo malo, Maracuya, es que cada vez parece que son más, si no fuese porque realmente hadgo aquello que siempre quise hacer, no se como lo llevaría, y es que a veces, cuando queremos darnos cuenta, es la vida la que nos arrastra, Beauseant, nos metemos en un río que nos va llevando y somo incapaces de acercarnos a la orilla para poder salir.
Pero por suerte, Cristal, en nuestro bote llevamos buena compañía.

Un abrazo desde el túmulo

Anna Bahena. dijo...

Hay días que son como un huracán de ideas lanzadas por la ventana.

Espero hayas descansado.

Te dejo un abrazo.

Anna.

ele de lauk dijo...

Yo voy a referirme a la forma más que al contenido de tu post, ya que los amigos lo han dicho todo.
Me gustó el relato, me gusta tu prosa, te sienta bien, quizá sea el mejor camino.
Original el cambio de color , el formato diálogo, relato, reflexión.

Bendito tu entorno, Tumus, lo que te sostiene y te motiva.

..."Qué guapos son". :)

Tumulario dijo...

cuando esos días Anna, se convierten en la tónica, es cuando tenemos que preocuparnos, pero que le vamos a hacer, nosotros lo escogimos así.

Y es verdad, Ms Ele, ... que guapos son ..., o por lo menos así nos lo parecen.

maracuyá dijo...

A veces pienso cómo estás...cómo van las notas de los niños, si al fin encontraste esos días ansiados de descanso compartidos con la familia.
Te imagino andando en el trajín cotidiano, esperando siempre ese momento de llegar al lugar donde uno se siente protegido por los afectos, cargando energía y encontrando el sentido de la vida y de realizar lo que el momento impone.

Quería decirte que se te extraña. No para forzar nada, sólo para que lo sepas y porque he aprendido que las cosas que uno siente, hay que decirlas, porque el otro no puede adivinarlas y quizás le guste saberlas.

Te mando un fuerte abrazo Tumu, junto al deseo de que estés muy bien.