miércoles, 24 de junio de 2009

Amor (V)

Clavando la tapa estaba
del féretro del sentimiento,
buscando el conocimiento,
con el dolor acababa.

No sentir dolor,
no buscar más,
no querer mas amor
que él que no hace llorar.

Y cuando ya conseguía,
mirar al mundo,
sin perseguir la utopía.

Entonces, en un segundo,
tu sonrisa despertó,
en mi memoria momentos
vividos en ese tiempo,
en el que hicimos que el mundo
girase con nuestro aliento.

Y aún tuve fuerzas
de levantarme,
coger aire,
mirarte,
llorar el tiempo pasado,
antes de resucitarme.

5 comentarios:

cristal dijo...

Hola, Tumulario, como ves te devuelvo la visita. Me ha llamado la atención el nombre de tu rincón. He leído tu poema y me ha gustado. Repetiré la visita. Saludos.

maracuyá dijo...

Qué hermoso Tumulario. Cuando uno cree que renuncia y una sonrisa puede hacerle renacer...es que estamos vivos, y que tal vez nunca, dejamos de perseguir la utopía...Es como el árbol sin hojas, si no ha muerto florecerá.

Me gustó muchísimo.

Un besito

Marysol dijo...

Es la hora de renacer, de mirar el mundo con nuevos ojos y que el pasado quede atrás...
Inspirado poema que me ha hecho alto volar, querido Tumulario.
Te dejo un abrazo, y las gracias infinitas por acompañarme a pesar de mis ausencias...

Tumulario dijo...

Cristal, bienvenida a esta, su casa, cuando quiera, ya sabe donde estoy. Yo prometo volver a visitarla pronto.
Maracuya, yo hablo de renacer, y vos hablais de la última hoja, ¿tendrá algo que ver?
Marysol, Gracias a vos por seguir allí, sus letras hablan de esperanza, de amor y de sentimientos, y eso es algo que algunas veces echamos de menos.

Tres abrazos tres, desde el túmulo.

maracuyá dijo...

Sí Tumulario...soltar la última hoja, nos deja libres para renacer.

Otro abrazo