jueves, 28 de agosto de 2008

Consejos

Nunca creas lo que yo digo
solo por decirlo yo,
nunca hagas lo que yo hago
solo por haberme visto hacerlo.
Nunca he pretendido
tirar de ningún tren
sino estar en el furgón de cola
de los que me dejaban engancharme,
siempre que tome una decisión
he tenido tiempo despues
de arrepentirme de haberlo hecho,
el tiempo es ese cruel compañero
que nos pone a todos en nuestro sitio.
Quizas mañana sea mejor día
o, a lo mejor, no existe mañana.

4 comentarios:

El Antiguo niño del caleidoscopio dijo...

¿Es posible que no desees que alguien siga tu estela? Y es cierto, se viaja mejor en el vagón de cola siempre y cuando nos permitan unirnos al tren que no nos lleva a ningún sitio.

P.D: Gracias por pasar por mi humilde rincón de divagaciones. Un placer.

tumulario dijo...

Al antiguo niño del caleidoscopio. Siempre he preferido a los espiritus que van y vienen, nunca he creido estar tan seguro de algo, como para asumir los daños causados a los que me siguen. Quizas al final solo soy un cobarde

Duquesa de Katmandu dijo...

Tal cual, así es (creo yo al menos).

Beso,

Luis Antonio dijo...

Gracias por el esfuerzo y la seriedad del comentario que me has hecho sobre las -supuestas- ventajas de los uniformes escolares.

Eres de los pocos que ha contestado directamente a mi entrada y siguiendo la misma estructura, sin irte por las ramas...

Tienes una gran capacidad de persuasión. Que conste.

La visita a tu bitácora ha añadido otra motivación a lo anteriormente expuesto: la poesía que predomina en ella.

Contrastar opiniones, sensaciones y desafueros es enriquecedor. Espero que sigamos compartiendo.

Salud, Tumulario